Historia

Campos del Renacimiento nace de la unión de los museos parroquiales de Becerril de Campos, Paredes de Nava, Cisneros y Fuentes de Nava en un itinerario expositivo singular que supone ordenar un inmenso catálogo artístico renacentista de incalculable valor. Esta fusión en un museo territorial constituye un recorrido de unos 50 kilómetros que nos lleva a cada una de las cinco etapas que configuran las cinco iglesias sedes del museo: la iglesia de Santa María, en Becerril de Campos; Santa Eulalia, en Paredes de Nava; las iglesias de San Pedro, por un lado, y San Facundo y San Primitivo, por otro, en Cisneros; y, por último, la iglesia Santa María, en Fuentes de Nava. Cinco emplazamientos, en sí mismos un importante reclamo monumental, que acogen en su interior pinturas, esculturas, documentos y otros objetos artísticos que permiten acercar la historia y riqueza patrimonial de Tierra de Campos al público visitante en un perfecto diálogo entre arte, fe y cultura. Una experiencia territorial que permite no solo conocer el inmenso patrimonio artístico que atesora el museo sino descubrir también los importantes recursos turísticos y patrimoniales de las cinco localidades que lo albergan.

El Recorrido

Becerril de Campos

El Museo Territorial habita en la Iglesia de Santa María, un espacio declarado Bien de Interés Cultural en 1973, Siendo esta una iglesia dedicada a la madre de Jesús, el discurso de Campos del Renacimiento abre en ella su capítulo “Tierra de María”

Paredes de Nava

A Santa Eulalia está consagrada la segunda de las sedes de Campos del Renacimiento. Esta segunda etapa ha sido titulada ‘Cristo y su iglesia’ y en ella podemos contemplar uno de los grandes tesoros de este museo: las tablas de los reyes de Pedro Berruguete.

Cisneros

El museo tienen en esta localidad dos sedes. Primera parada San Pedro, donde bajo el título «Nuestra Iglesia» podemos ver numerosas obras de arte. Segunda parada la iglesia de San Facundo y san Primitivo. Un lugar que alberga una inmensa sorpresa.

Fuentes de Nava

Llegamos al final del trayecto, la Iglesia de Santa María, en Fuentes de Nava, edificio del siglo XVI, que alberga numerosas y verdaderas obras de arte. Entre ellas brilla con luz propia, el artesonado mudéjar de impecable factura y extraordinaria conservación.

Personajes

Alejo de Vahía

Alejo de Vahía es uno de los maestros más enigmáticos de finales del siglo XV y principios del XVI. De origen nórdico, este personaje fue vecino de Becerril de Campos, donde trabajó intensamente y dejó un gran número de obras. Alejo de Vahía no firmaba sus obras, por lo que su figura ha sido reconstruida gracias a los detalles comunes y un estilo muy personal. Un estilo basado en la repetición de unos esquemas geométricos básicos que dan lugar a un gran parecido entre sus esculturas. Destaca también el tratamiento de la barba y los cabellos estructurados en ondas simétricas que dejan un vacío debajo del labio inferior en forma de copa.

Una de sus obras más importantes es el Padre Eterno, que se encuentra en la Iglesia de Santa María de Becerril de Campos, museo que reúne la mayor colección de obras de este artista, 23 esculturas exactamente.

Pedro de Berruguete

Pedro Berruguete fue un pintor español de transición entre el Gótico y el Renacimiento nacido hacia 1950 en Paredes de Nava. Tras formarse en Salamanca, probablemente con el pintor gótico Fernando Gallego, viaja hasta Italia donde trabaja bajo el mecenazgo del duque de Urbino. Su estancia en Italia le permite conocer a los principales artistas y técnicas del Quattrocento.

Su obra maestra la configura una galería de retratos de los Reyes de Judá donde destacan, por su gran realismo y expresión, el Rey David, el Rey Salomón y el Rey Ezequías. Esta serie se encuentra en el retablo mayor de la iglesia de Santa Eulalia de Paredes de Nava.

Alonso de Berruguete

Alonso Berruguete, uno de los mayores representantes del arte renacentista a nivel internacional, nació hacia 1488 en Paredes de Nava. Siguiendo los pasos de su padre, Pedro Berruguete, contó con una amplia formación artística desde muy joven, llegando a visitar en ciudades como Roma y Florencia las grandes obras de la antigüedad clásica y conociendo el trabajo de artistas de la talla de Leonardo da Vinci, Donatello, Rafael y Miguel Ángel.

En España, este artista fue pintor real del emperador Carlos V y se encargó del sepulcro del canciller Selvaggio de Zaragoza. Asimismo, estuvo al cargo de grandes obras, como el altar mayor del convento jerónimo de La Mejorada de Olmedo, el retablo mayor de la iglesia de San Benito el Real de Valladolid, la sillería de la catedral de Toledo y el sepulcro del cardenal Tavera.

En la iglesia de Santa Eulalia en Paredes de Nava, este genio renacentista nos ha dejado piezas como el magnífico calvario que corona el retablo mayor de la iglesia y su Virgen con el Niño.

Jorge Manrique

Jorge Manrique nació hacia 1440 en Paredes de Nava. Descendiente de Rodrigo Manrique y Mencía Figueroa, ambos nobles, se dedicó, siguiendo los pasos de su padre, al oficio militar. Más adelante, lo compaginará con la escritura. Aunque su producción literaria no es demasiado extensa, hoy en día se conservan cincuenta poesías que se suelen dividir en obra amatoria, burlesca y doctrinal. En el año 1476 escribe las Coplas a la muerte de su padre, una de las elegías mejor valoradas de la literatura española.

La obra de Jorge Manrique, elaborada entre el final del Medievo y el comienzo del Renacimiento, es una producción de referencia para muchos literatos de generaciones posteriores.

Cardenal Cisneros

Francisco Jiménez de Cisneros fue un arzobispo y cardenal que se dedicó a reformar la religión y a impulsar la cultura y el saber. Aunque nacido en Torrelaguna, sus raíces proceden de la localidad palentina de Cisneros, donde se encuentran enterrados algunos de sus familiares. El cardenal Cisneros se formó entre Burgos, Madrid, Salamanca y Roma, educación que le llevó a ingresar en la Orden Franciscana y, más adelante, a convertirse en confesor de la reina Isabel y Provincial de esta misma orden, en la cual llevó a cabo una gran reforma.

En cuanto al ámbito cultural, el Cardenal Cisneros llevó a cabo grandes obras, como la fundación de la primera universidad renacentista, la Universidad Complutense de Alcalá de Henares o la edición de una Biblia que incorporaba junto a sus idiomas originales una traducción al latín. Sin duda, es uno de los personajes clave en la historia del Renacimiento y de España en general.

Patrocinio y colaboración

Campos del Renacimiento es un proyecto cultural de la Diócesis de Palencia, gestionado por la Fundación Las Edades del Hombre que nace en el año 2018 por iniciativa de los alcaldes y párrocos de las cuatro localidades que albergan sus cinco sedes: Paredes de Nava, Becerril de Campos, Cisneros y Fuentes de Nava. Su puesta en marcha ha sido posible gracias al trabajo conjunto de la Diócesis de Palencia y de la Diputación de Palencia, una colaboración que ha contado con el apoyo de la Junta de Castilla y León y de la Fundación Edades del Hombre.